JABONCILLO “El Verdadero Jabón Ecológico”

Nuestros campesinos e indígenas guardan secretos de la naturaleza que por años hemos despreciado. Este es el caso del jabón mas ecológico del mundo. Son los frutos de un árbol de hasta 16 metros de alto que crece de manera silvestre en toda América tropical, desde el sur de los Estados Unidos, hasta Brasil, entre los 0 y los 1800 msnm y en Colombia, en los cañones del río Patía, Chicamocha y Cauca, en el Valle del Río Magdalena, y parte de la costa Caribe (Ospina, 1994).

 

Conocido en el Valle del Cauca como Chambimbe y en otros sectores como Jaboncillo, los frutos de Sapindus saponaria eran el único y mas efectivo jabón conocido por estas tierras hasta la llegada de los españoles, quienes introdujeron los jabones hechos con sebo animal y fragancias, para luego ser reemplazados tras la Segunda Guerra Mundial con químicos sintéticos derivados del petróleo, que no se biodegradan.

El jaboncillo  es elaborado sólo con el fruto, el agente de limpieza se llama saponina, es un agente espumante  sintetizado de forma natural por algunas  plantas; no hay intervención industrial. Los otros detergentes usan ácido sulfónico, que es un derivado del petróleo muy contaminante y un derivado del aceite de palma, cultivo que es ampliamente criticado por devastar grandes extensiones de bosque para establecer estas plantaciones. No todos los detergentes que dicen ser ecológicos realmente lo son, seamos críticos al respecto.

Al usar detergentes que no son ecológicos estamos derramando cantidades increíbles de estos residuos a nuestras aguas, que además de permanecer intactos allí y cambiar las propiedades del agua, acaban con los microorganismos benéficos, desequilibran ecosistemas, causan enfermedades y muerte en animales acuáticos, dificultan el tratamiento de aguas, contaminan aguas de riego para cultivos, entre otras muchas consecuencias. Todo esto en últimas nos perjudica directamente a los seres humanos. Al igual que el caso de los agroquímicos, los plásticos, o la disposición de las basuras, que hemos tocado en artículos anteriores, este es el resultado del uso desmedido y torpe de los recursos que nos han sido entregados por el Creador.

 

“Resulta paradójico que el recurso agua sea a todas luces imprescindible para la existencia de cualquier forma de vida, y que a la vez sean los seres más racionales, quienes le otorguen con sus actos inconscientes un valor deplorable. Esto se evidencia con el desperdicio y la contaminación”, expresa Alejandro Sánchez, emprendedor que por primera vez ha recuperado de manera tangible los conocimientos ancestrales del jaboncillo. Es claro que para todos siempre han sido necesidades básicas la higiene, el lavado de ropa y de loza. Entonces es nuestro deber buscar alternativas ecológicas, y seguramente es por eso que estas leyendo este artículo.

La pulpa de los frutos contiene una gran cantidad de saponinas, el agente espumante de los jabones, a tal punto que puedes usarlas en su estado natural junto con agua para lavar tus manos o refregar la ropa. Producen una espuma ligera y fácilmente degradable en el medio ambiente.

 

Deja un comentario